Blefaroplastia – Cirugía Plástica Ocular

La opción más nueva para la corrección de estos defectos refractivos (Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo y Presbicia), es el tratamiento quirúrgico con rayos láser, ya sea con Lasik (Queratomileusis in situ asistida con láser), Wave Front (tecnología de frente de onda) o Intralase (láser de femtosegundo de avanzada tecnología, que no requiere cuchilla).
Este nuevo procedimiento moldea la forma de la cornea, haciendo que los rayos de luz se reenfoquen de una manera adecuada internamente sobre la retina o parte trasera del ojo, eliminando la dependencia a los anteojos y lentes de contacto.
Sea valorado por el Dr. Andrés Márquez, y si es un candidato apto para este tratamiento, se le realizará el siguiente procedimiento:
Después de que sus ojos han sido anestesiados con gotas, se le colocará un soporte en el párpado para evitar su movimiento, llamado blefarostato. Luego, con un instrumento conocido como microqueratomo, se creará una delgada lámina, lo que permitirá el tratamiento con el láser en la córnea. Con el Intralase, no es necesario el uso de microqueratomo, ya que, se utiliza un láser que actúa directamente en el estroma de la córnea, de adentro hacia fuera, creando una delaminación (no un corte) de sus capas, para formar un pliegue adaptado a cada paciente, en espesor, tamaño, forma, orientación y ubicación. Durante el proceso, usted podrá sentir una pequeña presión y se le pedirá que mire hacia un punto de luz, mientras el láser remodela la córnea en menos de un minuto. La lámina protectora es devuelta a su lugar, donde se ajusta sin necesidad de sutura (puntos), obteniendo una excelente agudeza visual.
El Lasik, el Wave Front y el Intralase, pueden ser usados para corregir defectos refractivos bajos o altos. En estos últimos, algunas veces es necesario refinar el procedimiento inicial para obtener un mejor resultado final (retoque), que se practica usualmente tres meses después del primer procedimiento.

Regresar a procedimientos