Cataratas

Las cataratas aparecen como parte normal del proceso de envejecimiento, pero no tienen que interferir con su estilo de vida. Las cataratas son opacidades del cristalino (lente interno del ojo), producidas por la degeneración de sus proteínas. Cuando estas opacidades se incrementan, producen una visión cada vez más borrosa, en las personas que las padecen. El ojo funciona en una forma muy similar a una cámara fotográfica. El cristalino es una estructura transparente localizada por detrás del iris, que deja pasar la luz, la cual concentra y transmite, en conjunto con la cornea, a una capa de tejido llamado retina, que funciona como la película de las cámaras. Cuando la luz llega a la retina, queda tomada una imagen que se envía al cerebro. Así como una lente sucia, quita nitidez a una foto, cualquier catarata, da como resultado, una visión borrosa. En las primeras fases, todo lo que se necesita para corregir la visón puede ser un par de anteojos nuevos o un cambio de receta, pero a medida que comienza a afectar su estilo de vida, puede ser necesario un procedimiento quirúrgico que da muy buenos resultados. Para la cirugía de catarata se solía hacer una incisión bastante grande en el ojo, que luego había que cerrar con suturas. Hoy, los avances tecnológicos, permiten trabajar a través de una incisión mucho mas pequeña en la cornea, que no suele requerir de sutura alguna, ya que se realiza de una forma autosellante e impermeable. Estas incisiones, permiten el paso de los instrumentos quirúrgicos. La cirugía de catarata con micro incisión, es uno de los procedimientos más comunes y seguros, y es posible, gracias al uso de ondas sonoras de alta frecuencia dentro del ojo, denominadas de ultrasonido o de facoemulsificación. Dichas ondas, ayudan a romper y dividir la catarata en pequeños fragmentos, que posteriormente se pueden retirar del ojo aspirándolos a través de la micro incisión. El otro avance, que hace posible este procedimiento, es el implante de lentes intraoculares plegables, que son hechos con materiales flexibles, que se pueden plegar como un taco o bien enrollar con un instrumento especial, lo que permite colocarlas a través de incisiones muy pequeñas en el saco capsular, sitio donde antes se encontraba el cristalino anormal. Una vez dentro del ojo los lentes intraoculares se abren y vuelven a su forma original. La cirugía de micro incisión es menos invasiva, permite volver a las actividades normales poco tiempo después de la operación y brinda una recuperación más rápida de la visión. Según el lente que se implante, puede proporcionar una visión MULTIFOCAL, sin necesidad de requerir posteriormente del uso de anteojos.

Regresar a procedimientos